Buscar

El patinete se lanza a la carretera: comprendemos las preferencias de propiedad del consumidor

Actualizado: 23 ago

A medida que los patinetes ganan popularidad, más consumidores optan por la propiedad privada. ¿Cómo afectará esto a los proveedores de movilidad compartida? ¿Y a los edificios que atraen a usuarios de este tipo de vehículos?


Notamos que casi el 70 por ciento del usuario de vehículos de movilidad personal, dicen que usarían la micro-movilidad para sus desplazamientos diarios. De estos, el 12 por ciento dice que usaría patinetes como su tipo de vehículo preferido. Dado que los desplazamientos diarios representan una gran proporción del uso diario de la micro-movilidad, en este artículo decidimos centrarnos en dichos viajes para patinetes y analizar la preferencia sobre su propiedad.


Primero, algunos antecedentes. Los patinetes se hicieron muy populares en los Estados Unidos en 2018 después del primer servicio compartido lanzado en California el año anterior. En Europa, estos servicios comenzaron a dispararse en 2019. Este crecimiento ha ayudado a convertir los patinetes en un fenómeno global.



Sin embargo, quedan preguntas sobre qué tan bien les irá a los patinetes en el mercado de la movilidad compartida. Si bien algunas empresas pueden depender de servicios compartidos basados ​​en estaciones o de flotación libre para penetrar rápidamente en nuevos mercados. Solo el 6 por ciento de los usuarios preferían este modelo para patinetes .


De los usuarios dispuestos a usar patinetes para sus desplazamientos, la mayoría (64 por ciento) dijo que preferiría la propiedad privada. Otro 23 por ciento prefirió el arrendamiento operativo o la suscripción, los modelos de servicio que se encuentran entre compartir y propiedad. En conjunto, esto significa que el 87 por ciento de los usuarios prefiere una forma de propiedad privada. Solo el 13 por ciento de ellos prefiere los servicios para compartir, una categoría que incluye servicios de igual a igual, basados ​​en estaciones y de flotación libre.


Los usuarios que preferían la propiedad privada tenían diferentes motivos para sus opiniones. Por ejemplo, el 33 por ciento declara que no quiere compartir un vehículo con otros, y el 32 por ciento quiere la flexibilidad de llevar su vehículo al metro o autobús. Curiosamente, el 22 por ciento de los usuarios declara que decidió comprar un patinete privado después de probar uno en un servicio para compartir.


Para los fabricantes, la creciente popularidad de los patinetes eléctricos de propiedad privada presenta una oportunidad mixta. Por un lado, debido a que estos vehículos generalmente experimentarán menos desgaste que los patinetes compartidos, es probable que su vida útil promedio sea más larga, lo que podría reducir las ventas generales. Por otro lado, algunos propietarios privados querrán modelos de mayor calidad que los vehículos compartidos, lo que podría ayudar a aumentar los márgenes. Para ganar en este mercado potencialmente lucrativo, los fabricantes deberían considerar aumentar su enfoque en las ventas B2C a través de distribuidores y otros canales. También podrían considerar ofrecer servicios basados ​​en suscripción, lo que brindaría a los usuarios una opción entre la propiedad y el alquiler.


Los proveedores de movilidad compartida también enfrentarán desafíos a medida que despegue la propiedad privada. Su modelo comercial original seguirá siendo valioso si desean entrar en nuevos mercados, ya que les permite impulsar la adopción rápidamente, pero también deben considerar los servicios de suscripción o arrendamiento. Además de atraer clientes que desean alguna forma de propiedad, estos modelos crearían un flujo de ingresos recurrentes. Algunos proveedores de movilidad compartida también pueden vender patinetes privados. Finalmente, los patinetes "de-fleeted" (modelos previamente compartidos que pasan a ser de propiedad privada) podrían tener un valor residual más alto porque más personas están dispuestas a comprar uno. Los proveedores, que a menudo descartan los patinetes eléctricos viejos, podrían venderlos en el mercado de segunda mano y reinvertir parte de las ganancias en la construcción de una flota de mayor calidad.


Los operadores de transporte público no necesariamente verán una caída del servicio a medida que los patinetes ganen terreno, pero deberían considerar hacer algunos ajustes para adaptarse a esta tendencia. Al proporcionar un espacio dedicado en autobuses o trenes para almacenar vehículos privados. Por ejemplo, los operadores podrían retener a más viajeros y potencialmente aumentar su base de clientes. Del mismo modo, los empleadores podrían proporcionar ubicaciones para el almacenamiento y la carga de patinetes para ayudar a sus empleados y fomentar opciones de transporte más sostenibles. Incluso podrían proporcionar a los empleados patinetes eléctricos, en combinación con billetes de autobús, para reducir el uso de los coches de empresa.

49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo